Diamante

[Total:2    Promedio:5/5]

Qué es el diamante

El diamante es considerado como la piedra reina del mundo de las gemas. Es una piedra preciosa legendaria que, sin duda alguna, ha sido la más afamada y codiciada a lo largo de toda la historia de la humanidad. Tal vez, ello sea debido a que se trata de la sustancia más dura del mundo, o al impresionante fulgor que exhiben sus facetas, o a la alta durabilidad que la hace idónea para adornar cualquier tipo de joya, o a su propia rareza… El caso es que ninguna otra gema ha suscitado nunca tanto encanto e interés como el diamante.

Te aseguro que si buscas el mayor y mejor contenido de internet, referido al mundo del diamante, estás en el sitio correcto. Mi intención es que cuando termines de leer este artículo, hayas aprendido todo lo que necesitas saber sobre esta tan deseada y cotizada gema.

Diamantes de colores

Casi con toda seguridad, cuando pienses en un diamante, aparecerá en tu mente la visión de una piedra incolora o con un ligerísimo tono amarillento, muy tenue.  Esto es así porque la mayoría de los diamantes que se han comercializado tienen estas características, y porque, además, esta es la imagen que se ha proyectado de esta preciosa gema tanto en sus apariciones cinematográficas como en las innumerables referencias literarias de las que ha sido objeto.

Pero lo cierto es que existe también una amplia gama de diamantes coloreados, conocidos como diamantes de fantasía o diamantes Fancy, que son tan o más raros y valiosos que los incoloros, y de los que en casi todas las páginas especializadas apenas se habla. Aquí, desde luego, sí lo vamos a hacer.

Aquí te dejo estas fotos de los diamantes de color más importantes. Si quieres saberlo TODO, sobre cada uno de ellos, solo tienes que clicar en su imagen:

Composición y estructura

El diamante está compuesto únicamente por carbono cristalizado, donde los átomos se unen entre sí mediante enlaces de tipo covalente.

Cristaliza en el sistema cúbico en formas que habitualmente son octaedros, cubos o rombododecaedros.

Las caras y las aristas de los cristales de diamante suelen estar redondeadas. En cristales con forma de octaedro, son características las marcas de crecimiento en forma de triángulos equiláteros, denominados trígonos. Cuando cristaliza en forma de cubo estas marcas de crecimiento tienen forma cuadrada, mientras que en los rombododecaedros estas marcas aparecen como un fino rayado paralelo a las caras.

Propiedades Físicas del diamante

Dureza

La dureza del diamante tiene un valor de diez en la escala de Mohs, y es considerado el material más duro hasta hoy conocido.

Bueno, estoy seguro de que después de leer esto te habrás preguntado cómo es posible entonces tallar y pulir los diamantes. Es una pregunta lógica, ya que para tallar o pulir cualquier gema es necesario tener un material más duro que sea capaz de rayarla, sino sería del todo imposible. Bueno, la respuesta es fácil: Sólo se puede tallar un diamante con otro diamante. Pero además, esto es solo posible, porque la dureza en este mineral no es uniforme, sino que varía según la cara y la dirección del cristal. Es decir, y dicho de forma que se entienda fácil, las zonas más duras de un diamante se aprovechan para tallar las partes más blandas de otro diamante.

Es por tanto muy importante, antes de comenzar a tallar un diamante en bruto, que el lapidario sepa orientarlo correctamente para aprovechar así las direcciones de menor dureza.

Fractura

Ha quedado claro que el diamante es el material más duro, sin embargo, también es una piedra sumamente frágil. Esto, que de primeras puede parecer un contrasentido, es totalmente cierto. Tienes que tener en cuenta que la dureza es la capacidad de un material para rayar a otro(en esto hemos quedado que el diamante es el mejor) pero, por contra, existe otra propiedad física llamada tenacidad que indica la resistencia que tiene un material a ser fracturado(por ejemplo, a causa de un golpe).  Bueno, pues el diamante es muy poco tenaz, osea, basta un pequeño golpe seco para fracturarlo.

Las fracturas en los diamantes van de concoideas a astillosas.

Exfoliación

La exfoliación en el diamante es fácil y muy perfecta. Cada diamante posee cuatro direcciones posibles de exfoliación, pues la cara del octaedro está presente en cuatro direcciones distintas.

Los engastadores(profesional que se dedica a engarzar las piedras en las joyas) deben tener siempre muy en cuenta las propiedades de tenacidad y exfoliación a la hora de montar cualquier gema. Esto, en el diamante, es especialmente importante, ya que un error en la presión ejercida sobre el diamante a la hora de engastarlo, probablemente causará una rotura con la consiguiente pérdida económica que, como todos sabemos, en este tipo de piedra puede llegar a ser muy significativa.

La propiedad de exfoliación suele ser aprovechada por los lapidarios a la hora de cortar los diamantes. Un lapidario experimentado desbastará un diamante en bruto simplemente dando certeros golpecitos que lo harán partirse por sus planos de exfoliación.

Densidad

La densidad, antiguamente denominada peso específico, es una propiedad esencial en la identificación del diamante ya que es una de las más elevadas entre las gemas naturales. La densidad de esta gema es 3.52 gr/cm3

Punto de fusión

El diamante funde a los 3700º C.

Conductividad térmica

Es un excelente conductor térmico. Esta propiedad es en la que habitualmente se basan los tester de diamantes, para diferenciarlo de sus imitaciones.

Conductividad eléctrica

Los diamantes azules que tienen impurezas de aluminio suelen ser buenos conductores de electricidad.

Propiedades ópticas del diamante

Color

En el diamante, el color más raro y escaso es precisamente la ausencia de toda coloración. Este tipo de diamantes son denominados River.

La mayoría de los diamantes incoloros muestra algún tipo de coloración amarillenta, verdosa o marrón, aunque sea muy, muy residual.

Luego tenemos los ya mencionados diamantes Fantasía que presentan una coloración intensa en mayor o menor medida. Estos diamantes fancy con coloración muy acentuada son extremadamente raros y por consiguiente alcanzan un precio elevadísimo. El más raro es el verde profundo, seguido del rojo, azul, púrpura, marrón y amarillo.

El motivo por el cual existen diamantes de color son ciertas imperfecciones en la red cristalina de la piedra. Si esta red cristalina estuviera siempre construida de forma ideal, los diamantes serían todos incoloros. La presencia de estos de defectos, ya sea en forma de huecos en la red o por la presencia de átomos de otros elementos diferentes al Carbono, son los que provocan una variación en la absorción de la luz y por tanto, una determinada coloración.

Los tonos amarillos en los diamantes son debidos a la presencia de átomos de hidrógeno, en la estructura interna del cristal, en sustitución de átomos de carbono.

La coloración azul es debida a la presencia de átomos de aluminio. También es posible producir perturbaciones en la estructura del cristal de forma artificial,  por medio de radiaciones.

Escalas de color del diamante

Se han establecido distintas escalas de color para referenciar, valorar y poder comerciar los diamantes. Las más usadas son la escandinava, la del Instituto Gemológico Americano (GIA), y la de la Confederación Internacional de Joyeros y Orfebres(CIBJO).

ESCALAS DE COLOR
GIA CIBJO ESCANDINAVA
D Blanco excepcional + River
E Blanco excepcional
F Blanco extra +
G Blanco extra Top Wesselton
H Blanco Wesselton
I Blanco con ligero color Top Crystal
J Crystal
K Ligero color Top Cape
L
M Color Cape
N
O
P
Q Light yellow
R
S
T
U Yellow
V
W
X
Y
Z

Diamantes Fantasía

Brillo

El diamante posee un brillo característico denominado adamantino. Es el brillo más alto en minerales incoloros y se debe a su alto índice de refracción(2,417 – 2,419). La dispersión, que es la propiedad que permite que en un diamante tallado se pueda observar la descomposición de la luz en los colores del espectro, es de 0.044 un valor muy alto que caracteriza el típico fuego o juego de colores de esta gema.

Sólo la titanita y el granate demantoide presentan una dispersión superior al diamante, pero su fuego  queda atenuado por tratarse en ambos casos de piedras de color. El circón incoloro, con una dispersión de 0.038, modificando las proporciones de la talla y bajo una fuerte iluminación es la piedra natural cuyo fuego se acerca más al del diamante tallado en brillante.

Carácter óptico

El diamante, cristaliza en el sistema cúbico y por tanto es isótropo. Sin embargo, a menudo presenta birrefringencia anómala debida a defectos en su estructura interna.

Yacimientos de diamante

Los diamantes pueden aparecer en yacimientos primarios, por ejemplo en chimeneas diamantíferas, y también en yacimientos secundarios o placeres. Sin embargo, no fue hasta finales del siglo XIX que los diamantes comenzaron a explotarse en yacimientos de tipo primario.

La mayoría de los placeres de diamantes son fluviales y se han formado en valles recientes o en terrazas de aluvión de antiguos cauces de ríos. Esto es porque a lo largo de millones de años las rocas que alojaban los diamantes se fueron erosionando y liberaron las preciosas gemas que fueron arrastradas por el agua de los ríos.

También existen placeres marino-costeros, procedentes casi con toda seguridad de chimeneas volcánicas submarinas. Estos diamantes recolectados de los placeres marinos son de mejor calidad que las piedras extraídas de yacimientos primarios.

Yacimientos primarios

Los más importantes yacimientos primarios de diamante se encuentran en Sudáfrica, donde los diamantes se obtienen de las mismas chimeneas volcánicas conocidas con el nombre de “Pipes”.

En estas chimeneas es donde se encuentra la kimberlita, una roca volcánica de donde se extraen los diamantes. La mayoría de las kimberlitas no llegan a tener una Ley de 1gr. /Tm, es decir, para obtener un gramo de diamantes es necesario remover una tonelada métrica de roca.

La kimberlita que se halla en estas chimeneas es conocida por los mineros como “Blue ground”(tierra azul), haciendo alusión a su característica coloración azulada oscuro. Sin embargo, la kimberlita en superficie es de color amarillento debido a la meteorización, y recibe el nombre de Yellow ground(tierra amarilla).

La mina Premier es la que alberga la mayor de estas chimeneas, con un diámetro de 850 x 600 metros.

Mina Premier (Sudáfrica)
Mina Premier (Sudáfrica)

Yacimientos secundarios

Tradicionalmente, la India y Brasil han sido los yacimientos secundarios más importantes del diamante. El método de extracción consistía en remover las capas de gravas y arenas donde se encontraba el preciado mineral en bruto. Era un trabajo duro donde en último término los diamantes eran recolectados a mano. Se creaban grandes instalaciones donde a veces los cursos de los ríos y arroyos eran desviados para así poder acceder a las zonas más ricas en diamantes, o bien para suministrar el agua que necesitaban las instalaciones donde se lavaban las gravas y arenas en busca de la preciosa gema.

Cómo se forman los diamantes

De acuerdo con las inclusiones que habitualmente se encuentran en el interior de los diamantes, como puedan ser el olivino, diópsido, enstatita, piropo, almandino, rutilo, cianita, etc., se deduce que esta gema se ha formado por cristalización de un magma de composición equivalente a una peridotita. El diamante tuvo que formarse a temperaturas entre 850ºC y 1250ºC, y a una profundidad aproximada de 150 a 200 km.

La aparición del diamante en la kimberlita podría hacer pensar que éste se formó en esta roca. Sin embargo, esto no es así, ya que no existen pruebas de que haya cristalizado a partir de magma kimberlítico. Muy al contrario, se piensa que  estos diamantes que aparecen en las kimberlitas proceden de rocas más antiguas que fueron arrastradas por la kimberlita en su ascenso.

Los argumentos en que apoya esta teoría son los siguientes:

  • La proporción de diamantes en esta roca más antigua es superior a la de la propia kimberlita.
  • La directa relación entre la mayoría de las inclusiones típicas de los diamantes con los minerales existentes en estas rocas más antiguas.
  • La gran diferencia de edad geológica entre las inclusiones en el diamante y la kimberlita.

Pureza del diamante

La pureza, junto al tamaño, el color, y la talla, es una de las características fundamentales que debes tener en cuenta a la hora de comprar un diamante. Pero cuando hablamos de pureza, ¿a qué nos estamos refiriendo exactamente? Bueno, el término está directamente relacionado con  el número y tamaño de las inclusiones que alberga la gema, además de la disposición que ocupan éstas en el interior de la piedra. Mientras menos inclusiones tenga una piedra y menos afecten éstas al paso de la luz, más calidad tendrá el diamante.

Como ya hemos visto anteriormente, las inclusiones en los diamantes son muy habituales y de muy diverso tipo. Esta piedra preciosa puede incluir fisuras, velos, minerales cristalizados, e incluso otros diamantes en su interior. Por ello, los lapidarios se afanan siempre en cortar los diamantes en bruto intentando, en la medida de lo posible, que la gema tenga el mínimo número de inclusiones que afecten a la transparencia de éste, y por tanto a su valor.

Generalmente, cuanto más libre de inclusiones, más valioso es el diamante. No obstante, algunas inclusiones en los diamantes pueden ser muy bellas y con gran interés para los geólogos, ya que, al ser piedras tan antiguas, revelan datos muy importantes para el estudio de la formación de la tierra. Además, gracias a las inclusiones es posible determinar si la naturaleza de un diamante es natural o sintética, ya que estos últimos no contienen inclusiones de cristales naturales.

Clasificación del diamante por su pureza

Los diamantes se clasifican, atendiendo la cantidad de inclusiones que presentan, y a la disposición de éstas. Pero claro, un diamante que a simple vista nos pueda parecer totalmente limpio , al ser observado con un microscopio seguramente revelará un gran número de imperfecciones en las que no habíamos reparado al hacerlo a ojo. Por ello esta clasificación está condicionada a la observación de la piedra con una lupa de 10x(diez aumentos).

F/IF(Flawless, Internaly Flawless)

No presentan ningún defecto visible a la lupa de 10 aumentos, aunque pueden tener algún pequeño defecto en el filetín.Estos son los diamantes considerados más puros, y por tanto más valiosos, en cuanto a su pureza o transparencia se refiere.

VVS1/VVS2

Pequeños defectos en los bordes de la piedra. Inclusiones de color claro muy difíciles de ver a 10 aumentos, que no estén debajo de la tabla.

VS1/VS2

Pequeñas líneas oscuras bajo la tabla. Defectos difíciles de ver a 10 aumentos que no estén bajo la tabla.

SI

Inclusiones visibles con la lupa de 10x siempre que sean de pequeño tamaño.

PIQUÉ 1

Inclusiones visibles a simple vista. Si son de color oscuro no deben encontrarse debajo de la tabla.

PIQUÉ 2

Inclusiones de mayor tamaño que en la categoría piqué 1, o bien grupos de inclusiones pequeñas de color oscuro debajo de la tabla.

PIQUÉ 3

Inclusiones de mayor tamaño que en los casos anteriores.

MANCHADO o SPOTTED

Grandes inclusiones muy visibles a simple vista.

DESECHO

Piedra que alberga tantos defectos que ha perdido la transparencia.

Pureza del diamante
Escala de pureza del diamante. Image by Open School of Gemology. Licensed under CC By 3.0.

Precio del diamante

Comprar un diamante, cuando menos, es una operación que suele causar un poco de respeto. El motivo es claro, cuando uno compra piedras preciosas, pero muy especialmente diamantes, existen una serie de factores que hay que tener muy en cuenta para no cometer errores que puedan transformar lo que parecía una buena compra en una terrible traición a nuestra cartera y, por qué no decirlo, también a nuestro amor propio.

Uno podría pensar que cuando adquiere un diamante de un quilate por el mismo precio que otro de menor tamaño está realizando una buena operación…, pero no siempre tiene por qué ser así. De hecho, aunque al principio sea difícil de entender, en muchas ocasiones comprar un diamante más pequeño y de mayor precio puede ser una mejor inversión que optar por uno de mayor tamaño y más barato. La capacidad para discernir si una piedra es una mejor inversión que otra se forja con la experiencia y atendiendo a los criterios conocidos como las cuatro “Cs”: color, transparencia o pureza(clarity), tamaño(carat) y talla(cut).

Cuando compras un diamante, por tanto, debes de asegurarte de tener unas mínimas nociones sobre cómo se valoran estas preciadas gemas. De esta forma, te protegerás de vendedores poco honestos y te será más fácil comprobar si realmente estás recibiendo la calidad correcta, por lo que estás pagando.

En el caso del diamante, se trata siempre de encontrar el correcto equilibrio entre el color, la transparencia, el tamaño, la talla, y, por supuesto, el bolsillo de cada uno. Evidentemente, aunque siempre es un factor a tener en cuenta, cuando uno realmente tiene que empezar a preocuparse es cuando compra diamantes desde medio quilate en adelante, ya que el aumento de los precios es exponencial con respecto al tamaño de la piedra.

Cómo comprar un diamante

A la hora de comprar tu diamante deberías tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  1. Acudir a un lugar de plena confianza: Te recomiendo encarecidamente que, cuando adquieras una piedra, lo hagas en establecimientos de contrastada reputación. Si no eres un experto en la materia, huye de vendedores particulares y de negocios que no estén especializados o que no tengan una reconocida trayectoria. Ten en cuenta que, como en cualquier otra compra, estos sitios deben ofrecerte las garantías necesarias y no vulnerar tus derechos como comprador.
  2. Certificación: Este punto es muy importante. En mi opinión, si adquieres un diamante de más de 500€ deberías exigir un certificado de la gema. Lo cierto es que, en cualquier establecimiento serio, te lo darán incluso por piedras de menor precio y sin tan siquiera tener que pedirlo. Si el vendedor es reacio a expedir este tipo de certificado es una clara señal de que deberías replantearte la compra.
  3. Calidad: En cuanto a la calidad, si has leído este artículo desde el principio, no tendrás ningún problema para entender que al adquirir un diamante, la mejor compra es aquella en que consigas un buen equilibrio entre el color, la claridad, la talla y el tamaño de la piedra, por el precio que estás pagando. Lamento no poder ser más específico, pero en el caso de los diamantes no siempre 1+1 =2. Ten en cuenta que cualquier variación en una de las cuatro “Cs” dará lugar a la correspondiente devaluación o apreciación de la piedra en cuestión. Solo para orientarte te diré que, en diamantes comerciales, una buena combinación puede ser VS-H. Si habláramos de diamantes de inversión ya sería otra cosa y requeriría de un estudio específico.
  4. Precio: El precio, como ya te dije antes, depende de lo que estés comprando. No importa tanto que sea más o menos elevado(siempre y cuando puedas pagarlo, claro), pero sí que esté acorde a la calidad que estás comprando y, por lo tanto que sea justo. Lo que sí debes tener en cuenta es que un diamante con un bajo precio no quiere decir que sea barato, y viceversa. Tu mayor preocupación debe ser conseguir la mejor calidad posible por el precio que pagas, independientemente de que sea un anillo de compromiso de 1200€ o un diamante para inversión de 30000€.

Talla del diamante

La talla es un factor muy a tener en cuenta a la hora de comprar un diamante. Lo más importante en cuanto al corte del diamante es lo bien proporcionada que esté la talla. Puntos a observar en la talla del diamante son, por ejemplo, el porcentaje que tiene de profundidad, o altura, con respecto al diámetro de éste; que los ángulos de corte sean los correctos e interactúen bien entre sí; El tamaño del filetín debe ser el óptimo; si no existe exceso o defecto de facetas, etc.

Las diferencias en la talla del diamante tienen un gran impacto en el brillo, el atractivo estético y el valor de la gema.

Estos son algunos de los factores de la talla que influyen en el precio de un diamante:

  • Proporciones (tabla, anchura, profundidad)
  • Simetría de las facetas
  • Brillo(la talla debe favorecer la reflexión de la luz)
  • Fuego(la talla debe favorecer la dispersión de la luz,es decir, la descomposición en los colores del espectro)
  • Centelleo(una buena talla favorece los destellos al mover la piedra)
  • Pulido

Proporciones de un diamante

Las correctas proporciones en la talla de un diamante son un factor muy importante ya que éstas afectan directamente a la capacidad de esta piedra preciosa para reflejar la luz y proporcionar un gran brillo. Estas proporciones se basan en la relación entre el tamaño, los ángulos y la forma de cada faceta de diamante. La combinación de estos elementos tiene una importancia crucial en cómo el diamante interactúa con la luz, lo que determina su belleza general.

Proporciones del diamante
Proporciones del diamante

¿Qué ocurre cuando un diamante ha sido tallado con poca profundidad?

Cuando un diamante ha sido tallado con poca profundidad, la luz que entra por la tabla golpea el pabellón en un ángulo demasiado bajo. Esto provoca que la luz atraviese la piedra y salga por los lados en lugar de reflejarse y salir través de la corona hacia los ojos.

Este tipo de diamantes, dan la apariencia de ser más grandes de lo que realmente son debido a la desproporción entre su diámetro y la altura que tienen, sin embargo,  la fuga de luz en la parte inferior hace que se reduzca significativamente el brillo, la chispa y el fuego del diamante.

¿Qué ocurre cuando un diamante ha sido tallado con mucha profundidad?

Cuando un diamante se talla demasiado profundo, la luz golpea un pabellón de la culata en un ángulo muy agudo, causando que se refleje inmediatamente en otro pabellón. La luz es forzada a retraerse y pasar a través del fondo del diamante. Cuando esto sucede, la luz se opaca y el diamante se vuelve menos vibrante y radiante.

Los diamantes con  una culata demasiado profunda tienden a parecer más pequeños que los que tienen un corte ideal.

Talla ideal en el diamante

Un diamante bien tallado es aquel que maximiza la luz que llega a cada faceta del pabellón. Esto hará que en lugar de escapar a través de otras partes del diamante, la luz se refleje a través de la corona y la tabla.

La talla de un diamante no es asunto baladí, y suele ser aconsejable elegir un diamante con un menor tamaño pero con una talla excelente, que uno mayor con una talla mal proporcionada. Las buenas tallas son más luminosas y valiosas.

Proporciones de la talla del diamante
Proporciones de la talla del diamante

Esta es la escala con la que el GIA(Gemological Institute of America) clasifica la talla de los diamantes:

Excellent : Estos diamantes proporcionan el más alto nivel de fuego y brillo. Debido a que casi toda la luz entrante se refleja a través de la mesa, el diamante irradia un brillo magnífico.
Very Good : Ofrecen un brillo y un fuego excepcionales. La mayoría de la luz que entra se refleja a través de la mesa del diamante. A simple vista, los diamantes Very Good proporcionan un brillo similar al de los de excelente calidad.
Good : Son diamantes con mucho brillo. Gran parte de la luz que entra a través de la tabla es reflejada y vuelve a salir hacia la vista del espectador. Estos diamantes proporcionan belleza a un precio más bajo.
Fair : Ofrecen poco brillo, ya que la luz sale fácilmente por el fondo y los lados del diamante. Los diamantes de un corte Fair pueden ser una opción satisfactoria para diamantes pequeños y los que actúan como piedras no principales.
Poor : Apenas tienen destellos, brillo o fuego. La luz que entra se escapa por los lados y el fondo del diamante.

Diamantes de sangre


Los diamantes de sangre, o lo que a menudo se llama “diamantes conflictivos”, son extraídos en países africanos devastados por la guerra y usados por los rebeldes para financiar sus conflictos políticos.

Los rebeldes abusan gravemente de los derechos humanos, a menudo asesinando y esclavizando a las poblaciones locales para extraer los diamantes.

Diamantes de sangre
Diamantes de sangre

¿Cuál es el impacto de los diamantes de sangre?

La venta de diamantes de zonas en conflicto ha provocado guerras en Sierra Leona, Liberia, Angola y la República Democrática del Congo (RDC).

En la última década, alrededor de tres millones de personas murieron a causa de los diamantes de sangre. Sólo en Sierra Leona se perdieron más de 50.000 vidas y cientos de familias perdieron sus hogares. Dos tercios de las instalaciones e infraestructuras de la zona fueron destruidas!

El Frente Revolucionario Unido es un grupo que se ha hecho famoso por realizar terribles estragos en Sierra Leona. Se les han cortado las manos y los pies de mujeres, niños y hombres para ahuyentar a los civiles (y a los extranjeros por igual).

El conflicto también se ha extendido más allá de Sierra Leona, hasta las profundidades de Guinea y Liberia. Sin embargo, estas atrocidades apenas están documentadas. Con la escasez de informes sobre estos países, el resto del mundo occidental ha quedado al margen de estos crímenes, hasta hace bien poco. Ahora este problema está saliendo a la luz, gracias a los esfuerzos de algunos medios de comunicación,  que están publicando las fotos y los detalles de estos niños trabajadores y su difícil situación de esclavitud.

Niños explotados para la extracción de diamantes
Niños explotados para la extracción de diamantes

Lo peor de todo es el hecho de que estos trabajadores menores de edad también son utilizados como soldados, enviados a luchar en la guerra. Al-Qaeda, un grupo terrorista y un conocido contribuyente al comercio de diamantes de sangre, utiliza el dinero para promover sus objetivos. Intercambiaron diamantes de sangre en Liberia, utilizando el dinero para adquirir armas en apoyo de sus rebeldes.

Desde que comenzó el comercio de diamantes de sangre, Liberia se ha convertido en el lugar de tránsito de estos grupos rebeldes. Incluso se cree que todos los beneficios obtenidos en la zona fueron utilizados para financiar la Guerra Civil de Liberia. Los informes afirman que cada año se extraen de Liberia diamantes por un valor de hasta 250 millones de dólares.
Amnistía Internacional también citó la persistente actividad en ciertas zonas de Liberia. Se calcula que los grupos rebeldes extraen y venden unos 300.000 quilates de diamantes de zonas en conflicto.

¿Qué medidas se están tomando?

En 2003, más de setenta gobiernos decidieron unirse y llegar a una resolución que más tarde se llamaría “esquema del Proceso de Kimberly”. Esto responsabiliza a los países miembros de garantizar que sus diamantes estén libres de conflictos. También se les exige que establezcan medidas de control de los productos y aprueben leyes nacionales destinadas a promover esta defensa.

Todo el mundo puede ayudar simplemente eligiendo comprar diamantes legítimos. Un país como Botswana, por ejemplo, solía ser un país agrícola pobre, pero su gobierno trabaja mano a mano con la industria del diamante. Hoy en día, Botswana disfruta de un nivel de vida 7 veces más alto que sus vecinos debido a esto!

¿Qué puedes hacer tú?

Estas son algunas de las medidas que puedes tomar para ayudar a mitigar estos horrores.

  • Asegúrate de que tu joyero elija diamantes de países libres de conflictos. Aclarar esta información es esencial para evitar apoyar indirectamente este espantoso comercio.
  • Apoyar la minería de diamantes segura y humana mediante la compra con conciencia. Elige siempre diamantes extraídos de zonas sin conflictos.
  • Recicla
  • Asegúrate de que el establecimiento donde compras tu diamante tiene un certificado de que solo trabaja con diamantes provenientes de zonas sin conflictos.

Artículo traducido de https://stopblooddiamonds.org/